Cómo limpiar la vitrocerámica

Los trucos más efectivos para eliminar las manchas de la vitrocerámica

La placa vitrocerámica y también la de inducción son los métodos de cocción más actuales e innovadores, por ello, son muchos los hogares que cuentan con una de estas placas en su cocina. Muchos hogares también cuentan con suelo de porcelana. Descubre los trucos de limpieza más efectivos para eliminar las manchas de la vitrocerámica.

¿Cómo eliminar las manchas de la vitrocerámica?

La placa vitrocerámica es un electrodoméstico muy práctico, fácil de utilizar y también muy seguro. Por estos motivos, son muchas las familias que han decidido incorporarla en su cocina. La placa vitrocerámica está formada por una placa de vidrio que se sitúa entre la fuente de calor y la olla o cazo que se pone a calentar sobre ella. Por ello, la limpieza resulta mucho más cómoda y sencilla pues no es preciso desmontarla como sí que había que hacer, sin embargo, con los antiguos fogones de gas.



Pero al estar fabricada en vidrio, no es nada difícil rallarla, y es por esto por lo que se recomienda utilizar baterías de cocina específicas para este tipo de cocinas de vitrocerámica. En sentido, lo mejor es no emplear nunca ollas de barro para cocinar, así como evitar utilizar la superficie de la placa como espacio de trabajo cuando tenemos una cocina muy pequeña. Si somos capaces de mantener la placa vitrocerámica día tras día conseguiremos conservarla por mucho más tiempo. Por ello, te mostramos unos cuantos trucos de limpieza para eliminar todo tipo de manchas de la vitrocerámica:

1. Evitar el uso de estropajos y rascadores

Los estropajos y rascadores de acero no son instrumentos adecuados para la limpieza de la vitrocerámica ya que éstos pueden rallar la superficie fácilmente. En su lugar, es preferible utilizar esponjas suaves, bayetas de microfibra o paños de tela. Asimismo, y en lugar de un rascador metálico, es necesario emplear una rasqueta específica para dejar limpia la superficie del cristal de la placa vitrocerámica.

2. Utiliza un producto específico de limpieza para la vitrocerámica

Cuando tenemos vitrocerámica en casa, lo más común es recurrir a un producto de limpieza específico para este tipo de superficie. Sin embargo, un truco muy efectivo para eliminar las manchas después de cocinar, es esperar a que la placa vitrocerámica esté completamente fría. Entre los usos alternativos de la pasta de dientes no se incluye su efecto como limpiador de vitrocerámica, así que este será uno de los productos que no nos servirán para nuestra tarea. Este tipo de productos específicos para la vitrocerámica suelen presentar una textura cremosa y contienen agentes minerales, disolventes para las manchas, y otros productos derivados de la silicona. Por ello, es conveniente dejarlos actuar durante unos minutos y retirarlos después con una bayeta húmeda o una toallita.

3. Utiliza limón para las manchas más adheridas

Si después de cocinar has dejado muchas manchas y restos de alimentos sobre la placa vitrocerámica, un truco muy sencillo para eliminar todas la suciedad de la superficie de la placa de la vitrocerámica es el limón. Tan sólo tienes que aplicar unas gotas de zumo de limón directamente sobre las manchas más adheridas y dejarlo actuar durante unos minutos. Los usos del limón son múltiples y pueden servirnos tanto para limpiar el hogar, como de extra para nuestros platos o incluso como ambientador improvisado. Después, sólo tendrás que frotar ligeramente con un paño limpio o una con una bayeta y verás cómo desaparecen fácilmente.

4. Utiliza vinagre blanco para dejar reluciente el cristal

Otro excelente truco para eliminar las manchas y dejar el cristal de la vitrocerámica reluciente es empelar vinagre. Tan sólo tienes que disolver un poco de vinagre blanco en agua, echarlo en un vaporizador y rociar un poco de esta mezcla directamente sobre el cristal de la placa vitrocerámica. Verás que, además de eliminar las manchas, esta solución le aporta un brillo inmejorable a tu placa vitrocerámica.

5. El hielo, otro remedio eficaz para las manchas

Además del vinagre y del limón, el hielo es también un remedio muy efectivo para eliminar las manchas más difíciles de la vitrocerámica, tan sólo tienes que coger un cubito de hielo y frotarlo directamente sobre la mancha.

Compartir este artículo