Trucos para guardar las bolsas de plástico

4 ideas que necesitas para guardar las bolsas de plástico



Cada vez que vamos al supermercado o realizamos alguna compra, ¡una bolsa de plástico más! Al final no sabemos qué hacer con tantas bolsas de plástico en nuestro hogar y tenemos que buscarles un lugar para almacenarlas y que no ocupe demasiado espacio. Sigue leyendo y descubre las ideas más originales para guardar las bolsas de plástico y así nunca más tendrás que verlas por el medio de la cocina y ocupando más espacio de lo necesario.

Cómo almacenar las bolsas de plástico de forma original

Toma nota de la mejor inspiración para almacenar las bolsas de plástico con ideas de lo más originales y atrévete con estas manualidades y comprobarás por ti mismo cómo la decoración de tu casa puede cambiar con muy poco.

1. Una botella de plástico

Para ser más responsables con el medio ambiente una idea perfecta para guardar las bolsas de plástico es reciclar precisamente las botellas de este material, aunque también valdría cualquier otro. Para ello, tan sólo tendríamos que cortar la parte superior o inferior de la botella, limarla y colocar por ejemplo washi tape para evitar cortes innecesarios. Después puedes colorear la botella con pintura e incluso dibujar algún motivo, luego solo tendrás que buscar el lugar de la casa donde quieres colocarla y listo.

2. Una caja de pañuelos

Seguro que tienes por casa una caja dispensadora de pañuelos. Esta es una buena propuesta para que sepas cómo guardar las bolsas de plástico porque tan solo tendrás que esperar a que se termine. Una vez que se termine tendrás que ir doblando cada una de las bolsas de plástico e introducirla en la caja de cartón donde venían los pañuelos. De esta forma, cada vez que necesites una bolsa de plástico, solo tendrás que sacarla por el mismo lugar donde salían los pañuelos.

3. Los sacos de tela

De tela, de ganchillo, macramé o de cualquier material similar. En los sacos de tela puedes guardar las bolsas de plástico y colocarlos en un lugar concreto de la casa. Sólamente tendrás que pegar o atornillar un colgador en la pared y estará listo. Si tienes una tela que te ha sobrado o una tela que se haya quedado antigua puedes darle una segunda vida cosiéndola a modo de cilindro. Tendrás que dejar la parte superior bien cosida y en la parte superior añadirle dos asas para que se agarren al colador.

4. Una lata

Una lata de nuestra comida sirve para almacenar las bolsas y reutilizarlas. O también una lata de comida de animales porque será más grande. La limpiamos después de su uso y la reaprovechamos. Así ampliaremos la durabilidad de este material que tarda años y años en descomponerse. Para extremar precauciones lo mejor será que coloquemos una coma o un plástico alrededor de la superficie para que no nos cortemos. Luego tendremos que hacerle un corte o una abertura en el medio para ir introduciendo las bolsas y posteriormente sacarlas. Si comprobamos que la tapa no es suficiente segura y podemos dañarnos.

Compartir este artículo