Consejos para guardar en el congelador las frutas y verduras

5 trucos para congelar las frutas y las verduras correctamente

En pleno siglo XXI y gracias al avance de la ciencia, cada vez es más frecuente poder disfrutar de algunas frutas y verduras fuera de temporada, aunque esto no suele ser lo más habitual. Un truco para poder tomar tu fruta o verdura favorita durante todo el año, sea ésta típica del verano o del invierno, es congelarla adecuadamente en el congelador. Así que si estás interesada en esta opción vamos a comprobar cómo congelar la fruta y la verdura de manera adecuada para conservar sus propiedades.

¿Cómo congelar frutas y verduras?

Durante todo el año tenemos en nuestra cocina tanto frutas como verduras, y luego tenemos las que son especialmente frescas y saludables son, las de temporada. No obstante, aunque hay algunos alimentos que no se pueden congelar, sí que existe una forma específica de almacenar en el congelador la fruta y la verdura, para que queden como el primer día.



El caqui y las uvas en los meses de octubre, noviembre y diciembre. El melón y la sandía en junio, julio, agosto y septiembre. Las naranjas en los meses de enero, febrero, marzo y abril. O las fresas, en los meses de febrero, marzo, abril y mayo. En cuanto a las verduras, podemos comer lechuga y repollo durante todo el año, las acelgas en los meses de enero, febrero, marzo y abril, el espárrago verde en marzo, abril y mayo, y el brócoli de enero a abril. Pero, ¿qué ocurre cuando nos apasiona una determinada fruta o verdura y sólo podemos disfrutarla durante un corto periodo del año? Pues que la única solución para este caso es congelar la fruta para poder disfrutarla en aquellos meses en los que está fuera de su temporada. Sigue leyendo y descubre los mejores trucos para congelar la fruta y la verdura de forma correcta.

1. Hacer una buena selección

Puedes congelar frutas y verduras de estación o temporada, siempre y cuando estén a punto. Esto quiere decir que debes escoger piezas de fruta y verdura que ni estén muy maduras, ni tampoco muy verdes, de esta forma estarán más frescas y sanas. Además, al momento de usarlas y descongelarlas, podrás disfrutar de ellas como si estuvieran recién compradas.

2. Elegir los mejores recipientes

Otra de las cuestiones fundamentales para que la fruta y la verdura quede bien congelada y se conserve en perfecto estado dentro del congelador, es elegir el recipiente adecuado para llevar a cabo el proceso. Ten en cuenta que, cuanto más herméticos sean los envases para guardar frutas y verduras, mucho mejor se conservarán éstas. Este es un truco de cocina excelente y puedes usar bolsas, tuppers o frascos de vidrio, siempre y cuando éstos sean aptos para tu congelador. Eso sí, para que luego la fruta no se oxide es conveniente que el recipiente no esté demasiado lleno.

3. Lavar correctamente y poner la fecha de congelado

Las frutas se congelan solas, siempre bien lavadas, o también se pueden congelar en almíbar. Eso sí, es importante colocar etiquetas con la fecha en la que las metes al congelador, ya que no todas las frutas y verduras duran el mismo tiempo congeladas.

4. Blanquear cada pieza 

Casi todas las verduras se blanquean antes de ser congeladas para aumentar así su periodo de conservación en el congelador. Para blanquearlas, sólo tienes que sumergirlas en agua hirviendo durante unos minutos y después, debes sacarlas y enfriarlas con agua fría.. Algunas verduras como el pimiento, la cebolla y el perejil no necesitan ser blanqueadas, pero para conservarlas en el congelador es importante picarlas bien antes de congelarlas. Recordar que también es importante cortar las verduras correctamente.

5. Ten en cuenta la duración

El pimiento, la acelga, la espinaca, el maíz y muchas otras hortalizas duran hasta seis meses en el congelador. Otras, como por ejemplo, el brócoli y el tomate pueden durar hasta un año. Recuerda que congelar las frutas y verduras durante un tiempo, no significa renunciar al sabor y a las múltiples propiedades nutritivas que estos alimentos contienen y nos aportan a la salud.

Compartir este artículo