Cómo cocinar arroz

Así debes cocinar el arroz para que no se pase

Aunque seas todo un as dentro de la cocina, es más que probable que en alguna ocasión se te haya pasado el arroz y hayas tenido que tirarlo y empezar de nuevo. En nuestros tutoriales de cocina te mostramos cómo debes cocinar el arroz para que no se pase.

4 claves para que el arroz no se pase y quede en su punto

Aunque no existe el arroz perfecto, básicamente, porque dependiendo de cada comensal éste puede gustar algo más duro o algo más blando, lo que es evidente es que a nadie le gusta el arroz pasado.

Tanto si vas a preparar arroz blanco como si vas cocinar una estupenda paella, descubre unas sencillas claves de cocina para que no se te se pase y te quede siempre en su punto:

1. Elige el arroz correcto para cada receta

Hay tantos tipos de arroces como recetas se pueden elaborar con ellos. Por este motivo, si sabes de antemano la receta de arroz que vas a preparar, debes también elegir el tipo de arroz más acorde a ella.

Para cocinar arroz blanco, el tipo de arroz más adecuado es el de grano largo. Pero si prefieres que el grano no quede muy suelto y entero, entonces puedes elegir un arroz de grano corto.

Para las paellas y arroces con ingredientes como carne, pescado o verduras, los mejores arroces son los de grano corto o también el conocidos como 'arroz bomba', ya que el resultado final de este tipo de arroz es mucho más jugoso que si utilizas arroces de grano largo.



Otros platos típicos de la gastronomía hindú precisan de arroces más específicos, como los basmati o el arroz de jazmín. Este tipo de arroz tiene un grano largo y precisa de un mayor tiempo de cocción y menos agua.

2. Atento a los tiempos

Además de elegir el tipo de arroz correcto para cada receta, la segunda clave fundamental para que el arroz no se pase es permanecer muy atento al tiempo de cocción de cada arroz.

Si excedemos el tiempo de cocción, el arroz se convertirá en una pasta desagradable e imposible de arreglar. Pero si nos quedamos cortos en la cocción, el arroz está duro y será imposible de masticar.

Por ello, mira bien el envase de cada arroz que utilices y permanece fiel a los tiempos de cocción que te indiquen los productores o fabricantes.

3. Mide la  cantidad de caldo exacta

Tanto si utilizas agua para cocer tu arroz, como si lo haces con un caldo enriquecido para darle más sabor a tu plato, debes ser también muy escrupuloso con las medidas que añades a la olla.

Para un arroz de grano largo, lo más normal es poner dos vasos de agua o caldo por cada vaso de arroz (siempre utilizando el mismo vaso para tomar estas medidas). Pero si el arroz es de grano redondo, es preferible echar tres vasos de agua o de caldo por cada vaso de arroz que echemos a la olla.

Además, un truco que a menudo pasa desapercibido a la hora de cocinar arroz, es que si tenemos que echarle una cantidad de agua o de caldo extra, es preferible que utilicemos un caldo o agua caliente, evitando echar agua o caldo que estén fríos al arroz que ya ha comenzado el proceso de cocción.

4. Nunca remuevas

Aunque cuando cocinamos tenemos cierta tendencia a remover con la cuchara todo aquello que ponemos en la olla, esta técnica resulta muy perjudicial cuando preparamos arroz. Una vez que mezcles arroz y agua o arroz y caldo en la misma olla, ya no deberás removerlo hasta que el arroz no haya completado su tiempo de cocción.

Compartir este artículo