Cómo conservar el queso en casa

Cómo conservar el queso en casa

El queso es una delicia. Muchos somos los amantes de este alimento, y, por tanto, sabemos lo difícil que es conservarlo en casa. El queso es un producto que puede estropearse si no se guarda en condiciones adecuadas. Además, teniendo en cuenta que hay gran variedad de quesos (frescos, curados, semicurados etc.),  hay que centrarse en la manera de conservar cada una de las variedades del queso. Lo mejor es comprar trozos pequeños, pero hay veces que los precios nos hacen arriesgar con piezas más grandes. A continuación, te mostramos cómo conservar el queso en casa para evitar que se ponga duro y reseco o que aparezca moho.

Consejos para almacenar todos los tipos de quesos

Presta atención a los siguientes trucos y aprende a almacenar los quesos en casa de forma fácil y rápida en tu cocina. Así, conseguirás mantener todo su sabor cada vez que los vayas a consumir:

Siempre con un envoltorio transpirable

Piensa que el queso es un alimento que está compuesto principalmente por grasa. La grasa absorbe rápidamente los sabores, por lo que el queso podría acabar sabiendo a plástico si decides guardarlo envuelto en film transparente. Los quesos necesitan un envoltorio que permita la transpiración para almacenarlos.

Utiliza papel encerado o de horno

La mejor forma de conservar el queso en casa es con papel. Existe un papel pensado específicamente para envolver queso, no obstante, si no lo encontramos, puedes usar el papel encerado que se usa en las carnicerías, que también funciona bastante bien. El papel de horno es también recomendable.



Los quesos que vengan en cajas de maderas, tipo camembert o brie, tendrán que ser envueltos en un trozo de papel nuevo para poder guardarlos nuevamente en la cajita. No obstante, si la caja en la que vienen es de cartón, mejor descartarla, pues puede humedecerse en la nevera y terminar estropeándose antes de tiempo.

Unta el queso con aceite de oliva

Con el envoltorio adecuado, podrás evitar la formación de mojo en el queso. Aún así, hay quesos duros y curados que son más propensos a este tipo de problemas. Tras cortarlo, al pasar unos días, pueden empezar a presentar manchas blanquecinas o verdosas. Esto no significa que tengas que tirar el queso. Tan sólo cortando esas partes podrás volver a usarlo perfectamente. No obstante, podrías retrasar la aparición de las mismas con un sencillo truco: untar las caras del queso con aceite de oliva virgen extra y así evitarás la formación de moho en el queso.

Los quesos frescos, en sus respectivos envases

Los quesos frescos tipo mozzarella, feta o ricota, son más delicados que el resto de los quesos. Debes conservarlos siempre en sus envases originales, cerrándolos correctamente. Si vienen en bolsa, como pasa con la mozzarella, mejor guardar los restos (junto con el líquido) en un recipiente cerrado. Además, cuando manipules estos quesos, hazlo con mucho cuidado. Usa siempre utensilios limpios para evitar la contaminación.

El queso rallado, en una bolsa con cierre 'zip'

El queso rallado en bolsas es muy recurrente a la hora de comer pasta. Sí, es más recomendable rallarlo nosotros mismos, pero la comodidad siempre es un plus. Si compras este tipo de queso o rallas queso en casa por tu cuenta, intenta guardarlo en una bolsa con cierre zip. La mayoría de las marcas cuentan ya con estos sistemas, para que puedas guardar el queso que sobra. Si no es así, toma una de esas bolsas y mete el resto en ellas.

¿Cuál es la mejor zona de la nevera apara conservar los quesos en casa?

Organizar la nevera es complicado si no tenemos claro qué lugares son los más propicios para guardar unos u otros alimentos. En el caso del queso, por ejemplo, también tiene un espacio reservado con su nombre. La zona más adecuada para guardar el queso en la nevera es el estante central, preferiblemente en la zona delantera que es un poco menos fría. Asimismo, evita colocarlo en las zonas más frías de la nevera, como la superior. Las zonas excesivamente frías harán que tu queso tome más humedad de la que necesita.

Compartir este artículo