Trucos para saber si un alimento ha superado la fecha de consumo

Trucos para saber si tus alimentos se han caducado



Es muy habitual que tengamos alimentos sin fecha de caducidad. Además de algunos ingredientes preparados o enlatados, todos los frescos carecen de esta información y, por tanto, es importante aprender a detectar algunos signos de su estado. Por ello, queremos ayudarte a que te alimentes de forma sana y segura, por eso, vamos a descubrirte cómo saber si los alimentos han caducado. Te daremos algunos trucos de cocina para conocer esos signos que pueden ayudarte a verificar el estado de tus alimentos y, así, optar por consumirlos o desecharlos.

Cómo saber si los alimentos han superado su fecha de consumo

Para poder saber si los alimentos han caducado es importante que, si tienen, comprobemos la fecha de caducidad. Esta fecha es aproximada, es un indicador de lo que el productor te recomienda y, en gran medida, es recomendable que la sigas y la cumplas. Sin embargo, ¿qué hacemos cuando los alimentos que tenemos en la cocina y que no tienen una fecha de caducidad? Lo único que podemos hacer es comprobar su estado y, para ello, estas son algunas de las cosas que puedes hacer para detectar si un alimento ha superado su fecha de caducidad, ¡toma nota!.

Saber si la carne está caducada: consejos y trucos

En general, los frescos no suelen llevar etiquetado y, por tanto, no cuentan con fecha de caducidad. Por ello, es importante aprender a detectar cuándo se ha caducado un producto fresco para evitar tomarlos en mal estado. Y, en casos como este también hay que decir que para evitar que este tipo de alimentos caduque es aconsejable tomarlo cuanto antes. En cualquier caso, las carnes, por ejemplo, nos pueden ayudar a saber su estado si nos fijamos en lo siguiente:

  • Color: si vemos que su color es más oscuro, marrón, en lugar de su color natural es porque, seguramente, se haya pasado
  • Olor: cuando una carne está caducada, desprende un olor más fuerte y agrio
  • Tacto: la carne, sobre todo la cerdo, cuando se ha puesto mala suele volverse pegajosa o demasiado dura

Comprobar el estado del pescado

El pescado es otro de los frescos que podemos tener en la nevera y que pueden caducar sin que nos demos cuenta. Para saber si estos alimentos han superado la fecha de consumo tan solo tienes que fijarte en lo siguiente:

  • Olor: normalmente, el pescado y el marisco tiene un olor muy característico, un olor a mar. Pero cuando empiezan a ponerse malos, este olor se vuelve más intenso y desagradable
  • Color: el color del pescado también se ve diferente cuando ya está caducado. Normalmente, suelen perder intensidad y, por ejemplo, el rojo o naranja del salmón se torna de un tono más gris o marrón
  • Tacto: la textura del pescado también te indicará si está en buen o mal estado. Cuando caducan, los pescados se vuelven más blandos y con la piel más pegajosa

La caducidad de los huevos

Si los compras ya envasados, en hueveras, normalmente tienen la fecha de caducidad impresa en ellas. Sin embargo, si los compras sueltos en el mercado, es posible que no dispongan de este indicador. Entonces, lo único que nos queda es observarlo y analizarlo. El mejor truco para saber si un huevo ha caducado es metiéndolo debajo del agua. Si está fresco se hundirá, en cambio si está malo o pasado, flotará. Es la forma más eficiente y sencilla de hacer esta comprobación.

Lácteos caducados

Continuamos con este artículo para ayudarte a saber si los alimentos han caducado hablando, ahora, de los lácteos. Este es uno de los alimentos frescos que, normalmente, cuentan con una fecha de caducidad impresa en el brick. Sin embargo, teniendo en cuenta que es uno de los alimentos que no se pueden congelar, lo mejor sería consumirlo cuanto antes. Pero, si te decantas por comprar leche fresca, es probable que no contenga fecha de caducidad. En este caso, deberás fijarte en lo siguiente:

  • Olor: cuando los lácteos se han caducado su olor es más agrio y fuerte.
  • Grumos: también es común que la leche se "corte" y, por tanto, aparezcan grumos o la textura esté más espesa
  • Sabor: si lo pruebas, notarás que su sabor es mucho más agrio y desagradable.

Compartir este artículo