Consejos para ordenar la despensa

6 trucos para organizar correctamente la despensa de alimentos

¿Estás cansado de tener muchos alimentos en la despensa, pero de no encontrar las cosas que necesitas cuando te pones a cocinar? Descubre 6 trucos para organizar correctamente la despensa de alimentos, a continuación.

¿Cómo debes organizar tu despensa para tenerlo todo a mano?

Tener la despensa ordenada es una de las tareas domésticas que se consideran imprescindibles, pues esto, además de ayudarnos a encontrar siempre lo que buscamos, también contribuirá a que ahorremos dinero porque evitaremos comprar por duplicado alimentos que no sabemos que tenemos guardados.

Te contamos unos sencillos trucos para que los alimentos de tu despensa estén siempre correctamente organizados y bien ordenados:

1. Echa un vistazo a todo lo que guardas

El primer paso para poner orden en la despensa es hacer un sencillo análisis de los alimentos que has almacenado dentro. Es recomendable que saques uno a uno todos los alimentos que tienes, y que los pongas sobre la mesa de la cocina para poder comprobar más fácilmente lo que tienes y lo que te falta.

2. Clasifica los alimentos

Si tu despensa tiene estanterías en su interior, es recomendable que todos los alimentos estén debidamente clasificados siguiendo un orden lógico. Por ejemplo, puedes destinar una estanterías a alimentos envasados y latas, otra para la leche y los alimentos en tetra-brick, otra estantería para frutas y verduras (productos frescos), y otra, por ejemplo, para las galletas, cereales, legumbres y otros alimentos que puedes guardar en envases de plástico o de vidrio.



Ten en cuenta que una de las claves para tener siempre a punto la despensa es que goces de una buena visibilidad. El objetivo de tener ordenada la despensa es que de un sólo vistazo, puedas observar lo que tienes, o lo que no tienes y debes de comprar.

3. Coloca a la vista lo que más utilizas

Con el objetivo de tener una buena visibilidad y de organizar una despensa cien por cien práctica, es recomendable que pongas en primera línea todos aquellos alimentos que utilizas más a menudo. Estos suelen ser, por ejemplo, la leche, el agua, la sal y las especias, o los alimentos que tomas en el desayuno.

4. Utiliza etiquetas

Si quieres poner alimentos dentro de botes de plástico o vidrio, es recomendable que uses etiquetas exteriores en las que marques qué tipo de alimento has almacenado en cada bote. Esto te ayudará, por ejemplo, a ahorrar tiempo cuando trates de distinguir la avena del pan rallado, o el café descafeinado del café con cafeína.

5. Nunca dejes bolsas abiertas

Si quieres evitar las plagas de insectos, como hormigas, cucarachas y otros desagradables visitantes, nunca dejes bolsas abiertas con alimentos en el interior de la despensa. Es preferible que utilices botes herméticos, o si usas bolsas de plástico, decántate mejor por aquellas que llevan auto-cierre, o simplemente, ponle un pinza a cada bolsa cada vez que termines de usar cada alimento.

6. Sitúa delante los alimentos con fecha de caducidad próxima

Si quieres evitar tirar alimentos y consumir todo lo que esté a punto de caducar, o aquello que tenga una fecha de caducidad más reducida, no dudes en colocar delante este tipo de alimentos. Así evitarás que los alimentos te caduquen antes de lo previsto.

Las legumbres, el arroz, la pasta, las mermeladas, los cereales, las conservas y las galletas, suelen tener una caducidad muy amplia, por lo que no habrá problema alguno en colocarlos detrás.

Sin embargo, la harina, la leche, el pan rallado, la bollería y los productos frescos tienen una fecha de caducidad mucho más reducida, por lo que siempre deben estar colocados delante para consumirlos en primer lugar y antes de que caduquen. Este sencillo gesto te permitirá ahorrar mucho dinero en tu cesta de la compra.

Compartir este artículo