Cómo hacer gambas a la plancha

¿Te gusta el marisco? Aprende cómo hacer gambas a la plancha en casa

El marisco fresco es una auténtica delicia, siendo muy sencillo de preparar y muy sano dado el alto contenido de proteínas que presenta, además de ser rico en ácidos grasos poliinsaturados y apenas tener calorías. Unas propiedades que lo convierten en un alimento que debe formar parte de nuestra dieta. Los mariscos se suelen dividir en dos grupos, los crustáceos, de caparazón duro y patas articuladas, y los moluscos, de cuerpo blando y protegidos por una concha dura o con tentáculos como las sepias y el pulpo, entre otros. Unas de las recetas más sencillas y deliciosas son las gambas a la plancha. Un plato habitual en las cartas de tapas y raciones de muchos bares y restaurantes de la costa, así como ser uno de los platos estrella de las mesas de Navidad y otras grandes celebraciones familiares. Si te gusta el marisco, en este artículo te mostramos cómo hacer gambas a la plancha de forma sencilla.

Cómo hacer gambas a la plancha en casa

Si estáis sentados planificando la próxima comida o cena con amigos o en familia, valora poner en la lista de platos unas gambas a la plancha. Un plato que podrás realizar en poco tiempo, que no es muy caro y que resulta de lo más atractivo por su sabor y la vistosidad del plato. Toma nota en nuestros trucos de cocina de los ingredientes, preparación y cómo servirlas.

1. Ingredientes

Si quieres hacer unas gambas a la plancha debes comprar la cantidad de gambas necesarias para el número de comensales a la mesa. También debes considerar si las vas a poner como un entrante o entremés o va a ser un segundo plato.

Puedes hacer los cálculos por unidades por comensal o al peso. Lo habitual es poner una media docena o una docena de gambas por comensal, según vaya a ser un entrante o un plato principal. Ten en cuenta que existe una gran variedad de gambas, desde gambas rojas del Mediterráneo, la gamba blanca de Huelva, las gambas de Palamós o las gambas rosadas, entre otras. Las gambas frescas tienen una gran variedad de precios según el tipo, pudiendo incluso optar por gambas congeladas. El precio de estas últimas son mucho más económicas, siendo solo necesario descongelarlas antes de prepararlas. Sean frescas o congeladas, lo primero es limpiarlas

Otros de los ingredientes son sal gorda, aceite de oliva y ajo y perejil. Haz un picado de ajo y perejil y resérvalo.

2. Preparación

Para su preparación podremos utilizar una plancha de asar o una sartén. Pondremos una poco de aceite de oliva junto con un puñado de sal gorda. Se aconseja no echar demasiado aceite para que no hiervan las gambas. Ve echando las gambas la cama de sal una vez que el aceite esté bien caliente. A medida que vayan cambiando de calor debes darles la vuelta y salar de nuevo por ese otro lado.



Deja que se hagan bien por los ambos lados. El punto de las gambas a la plancha es dejarlas jugosas, pero hechas por dentro. Si las dejas crudas no te quedarán bien. En ese momento añade algo del picado de ajo y perejil para que de sabor a las gambas.

3. Cómo presentar las gambas a la plancha

Se sirven calientes, recién hechas. Puedes decidirte por servirlas directamente según salen de la plancha colocándolas en un plato, añadirles un poco de limón o colocar algo de mayonesa o salsa cóctel en un cuenco para que cada uno se eche salsa al gusto.

Siguiendo estos sencillos pasos podrás conseguir hacer unas deliciosas gambas a la plancha y sorprender a tus invitados.¡Atrévete a entrar en la cocina!

 

Ahora que ya están hechas aprende cómo limpiar las gambas y langostinos para poder comértelas y aprovechar todas las partes.

Compartir este artículo