Cómo organizar tu traslado

Consejos para preparar tu traslado de vivienda

Hacer una mudanza puede ser una actividad muy ilusionante. Estamos a punto de empezar una etapa distinta en nuestra vida en un nuevo hogar, aunque el traslado de vivienda no siempre es fácil.

Seguramente tengas un montón de recuerdos en tu antiguo hogar que quieras trasladar al nuevo, empezando por los muebles, objetos personales, la ropa, etc., así que tendremos que hacer este cambio lo más llevadero posible para no desesperarnos en el intento. Vamos a ver una serie de consejos para preparar un traslado de vivienda que te ayudarán en tu mudanza.

Embala bien todos los enseres

La distancia al nuevo hogar influye en todos los aspectos de la mudanza, empezando por el riesgo de dañar los objetos. Pero incluso al bajarlos de nuestro antiguo piso o al subirlos a la nueva vivienda pueden resultar dañados así que tendrás que embalar bien todos los enseres para evitar imperfectos. En este sentido, puedes recurrir a empresas como malagapack.com, que te enviarán estés donde estés las cajas de cartón y embalajes idóneos para transportar todas tus cosas en la mudanza. Solo así te aseguras de que tus pertenencias llegan intactas a tu destino.

Una de las ventajas de recurrir a los profesionales más cualificados del packaging en Málaga es que disponen de los mejores materiales de embalaje. Todos hemos llenado cajas y cajas con nuestros objetos, pero a la hora de la verdad se necesita además material de embalaje específico que proteja cada objeto -como plástico de burbujas, precintos y cintas adhesivas, etc.-, así que asegúrate de incluirlo en tu pedido, ya que es imprescindible para que los enseres lleguen a nuestro nuevo hogar en perfecto estado.

Haz limpieza

Mientras vacías tu antigua casa seguro que encuentras cosas que en su día guardaste y estaban en el cajón o en el armario ocupando un espacio innecesario. Pueden ser objetos de todo tipo, desde ropa hasta piezas de la vajilla, ollas u objetos decorativos. Haz limpieza y deshazte de lo que ya no te gusta o no vas a necesitar, ya que ahorras trabajo en el traslado y ganarás espacio en la casa nueva. Al fin y al cabo, esta es una oportunidad de oro para empezar una nueva vida, el momento ideal para dejar atrás lo que ya no necesitas.

Aún así, te habrás llevado cosas innecesarias. Por mucho que en ese primer momento te esforzases en hacer limpieza, es fácil que te haya costado tirar cosas y cuando vayas a desempaquetarlas te des cuenta de que te has llevado objetos innecesarios o que no encajan en el estilo de tu nuevo hogar. Si no tienen un gran valor sentimental para ti, deberías deshacerte de ellos. Las opciones van desde tirarlos a la basura hasta donarlos a la caridad, venderlos o regalárselos a familiares y amigos que puedan utilizarlos.

Organízate bien

Muchas veces las mudanzas son un suplicio, y la razón no es otra que la falta de organización de los nuevos inquilinos. Una de las claves de la organización en un cambio de vivienda es etiquetar bien las cajas, bolsas y paquetes para saber en todo momento dónde está cada cosa. Lo ideal es que todos los objetos de una habitación estén siempre juntos, y que cuando llegues a la nueva casa dejes esa caja o paquete en la estancia correspondiente. Así, los cuadros del salón los dejaremos en el salón, la caja con la vajilla en la cocina, etc.



Por mucha memoria fotográfica que tengas, deberías etiquetar todo lo que vayas a trasladar puesto que probablemente tengas muchas cosas en la cabeza y no sepas dónde está. En este sentido, puedes anotar en una libreta dónde está cada caja y su contenido.

Otra cosa interesante que deberías hacer son dos paquetes especiales, uno con la documentación y objetos de valor y otro con los imprescindibles, como ropa para dos o tres días y el pijama, medicamentos o el cargador del móvil.

 

Sigue todos estos consejos y verás como tu traslado se hace mucho más llevadero y no pierdes ni rompes nada por el camino.

Compartir este artículo