Consejos para reducir la factura de la luz

5 Trucos para ahorrar energía en el hogar

Con solo unos pequeños ajustes en tu estilo de vida y tu hogar puedes ahorrar mucho dinero a final de mes. Estos sencillos trucos para ahorrar energía te ayudarán a optimizar mucho mejor el gasto energético de tu hogar.

Si quieres ahorrar en la factura de la luz, o el gasto en gas, agua o calefacción te parece muy elevado, siguiendo estos consejos podrás conseguir un gran ahorro.

1. Lava tu ropa de la forma más eficiente

Al lavar la ropa utiliza un lavado con agua entre 30ºC y 40ºC.  Aproximadamente el 80% del gasto energético de la lavadora se va en calentarla, esta forma de lavar te ahorrará una cantidad significativa de dinero.

En lugar de utilizar secadora, seca tu ropa al aire, particularmente si vives en zonas con clima templado, no costará mucho que se seque y además evitarás el olor a humedad tan molesto.

2. No gastes luz mientras duermes

En cuanto a los aparatos electrónicos que puedas tener enchufados en casa, hay muchas formas de ahorrar luz. Desenchufa aquellos aparatos que no utilizas de forma regular. Incluso los cargadores continúan usando electricidad aunque no estén cargando nada.



También, asegúrate de que no estás dejando ningún electrodoméstico en “standby”, como la televisión cuando la apagamos con el mando. Es más sencillo y cómodo, pero también es una forma garantizada de desperdiciar energía, llegando a suponer una de cada 12 facturas.

3. Una nevera llena, una factura baja

Si hablamos de aparatos como la nevera o el congelador, es mucho mejor que los mantengas llenos, de esta forma no tienen que utilizar más energía en enfriar, el espacio vacío en tu nevera gasta energía. También es importante no poner alimentos todavía calientes en la nevera para evitar hacerla trabajar de más.

4. No abuses de la calefacción

En épocas invernales tendemos a usar la calefacción de forma no controlada y luego las facturas de la luz nos sorprenden por su elevado coste. Por ello, bajar 1ºC la calefacción de media, puede llevarnos a ahorrar aproximadamente unos 80 euros al mes.

Por otro lado, en contra de la creencia popular (y hablando siempre en líneas generales), tener encendida la calefacción solo cuando más la necesitamos (o solo unas horas) apagándola cuando no es así e intentar entonces aprovechar el calor residual puede aportarnos más ahorro que mantenerla encendida a una temperatura poco elevada pero constante. Recuerda que muchos sistemas de calefacción tienen opciones para programar encendidos y apagados.

5. La clave puede estar en las bombillas

Ahorra energía también con las bombillas e iluminación de tu hogar. Sustitúyelas por bombillas de LED o de bajo consumo, actualmente en el mercado existen opciones para cada tipo de bombilla o lámpara.

Utiliza detectores de movimiento para la iluminación en las zonas de paso de tu casa, esto permitirá que solo consumas energía cuando sea necesario, ya que son zonas donde la iluminación suele quedarse encendida por más tiempo, porque se suele olvidar apagarla.

Compartir este artículo