Consejos para ahorrar en el alquiler de la vivienda

Consejos para ahorrar en el alquiler de la vivienda

En los tiempos que corren, el acceso a la vivienda es difícil optando muchas personas por el alquiler de la vivienda. El contrato de alquiler de vivienda ofrece flexibilidad a los inquilinos pudiendo cambiar de vivienda cada cierto tiempo. Deberemos de conocer algunos consejos para ahorrar en el alquiler de la vivienda y gestionar nuestras finanzas personales de manera que podamos reducir los gastos.

Ahorrar viviendo de alquiler

Si queremos ahorrar en el contrato de alquiler podremos conseguirlo si se cumplen ciertas condiciones que os explicamos a continuación:

  • Renegociar las condiciones cuando se presente la oportunidad
  • Comprobar de manera periódica la oferta de alquiler en la zona donde vivimos para conocer el mercado y saber si estamos pagando un precio adecuado
  • Tener en cuenta el dinero que cuesta la mudanza y pedir un presupuesto de la misma
  • Aprovechar las habitaciones libres para alquilarlas
  • Si ya estamos de alquiler en una vivienda intentar que el propietario nos reduzca las garantías del pago del alquiler

En el caso de que estemos buscando una casa de alquiler, deberemos tener en cuenta algunos tips a la hora de firmar el contrato:

  • Negociar el precio inicial establecido por el propietario, podemos mejorarlo
  • Emplear páginas web de ofertas de pisos en zonas que nos gusten
  • Recorrer las calles de las zonas que nos apasionen para encontrar carteles de particulares
  • Tener en cuenta los gastos de la luz y agua, así como los desplazamientos que solamos hacer
  • Considerar si los gastos de comunidad van incluidos en el precio del alquiler o no y los impuestos locales
  • Tener paciencia a la hora de encontrar un piso, esperando podremos encontrar algo mejor
  • Revisar el contrato y que nos obligará a nosotros y al propietario. La duración suele ser de año en año y por un máximo de 5 años según la ley
  • Anotar los números de los contadores de agua, gas y luz antes de firmar el contrato para que no nos carguen los consumos de inquilinos anteriores
  • Contemplar la posibilidad de alquilar una plaza de garaje y poder alquilarla en los periodos que no la utilicemos a partir de un contrato de arrendamiento de garaje
Etiquetas alquiler vivienda

Compartir este artículo